Medicina familiar

Migraña: Cuándo solicitar exámenes neurológicos

Redacción Secad

Redacción Secad

Usuario sin descripción.

1 year atrás

El dolor de cabeza es uno de los trastornos neurológicos que más motiva consultas en el cotidiano de la atención primaria a la salud, por lo que el médico de familia y la comunidad deben tener propiedad en los conceptos diagnósticos para diferenciar las cefaleas complejas más prevalentes.

“El enfoque del paciente con cefalea debería incluir, además de los signos y síntomas, la experiencia con el dolor (enfermedad), que en muchos casos puede revelar el verdadero motivo de la consulta. Existe una posibilidad de mejores resultados cuando se permite que el paciente pueda contar sus sentimientos y preocupaciones que involucran su dolor. Para entender los factores desencadenantes, las fallas en el tratamiento, miedos y expectativas que envuelven las cefaleas, es importante una escucha calificada. Además, es fundamental poder construir, en conjunto con el paciente, un plan terapéutico y, para ello, utilizamos el enfoque centrado en la persona“, explica la médica Renata Rosa de Carvalho.

Uno de los tipos de cefalea compleja es la migraña, que no requiere exámenes neurológicos en la mayoría de los casos. Sin embargo, cuando el examen físico demuestra alteración no explicada o cuando hay un dolor de cabeza atípico que no cumple criterios para definición específica, la neuroimagen se vuelve necesaria.

Algunas situaciones en pacientes con migraña pueden indicar la realización de neuroimagen. Son ellas:

– cambio reciente y significativo en el patrón, frecuencia o intensidad del dolor de cabeza;

– nueva señal o síntoma neurológico sin explicación;

– cefalea siempre del mismo hemicráneo;

– cefalea que no responde al tratamiento;

– cefalea nueva que comienza después de los 50 años;

– cefalea nueva en pacientes con cáncer o inmunosupresión;

– presencia de otros síntomas asociados: fiebre, rigidez de nuca, papiledema, daño cognitivo o cambio de personalidad.

La tomografía de cráneo (con o sin contraste) es suficiente en la mayoría de los casos cuando se indica la neuroimagen. La realización de resonancia magnética queda reservada para sospechas de lesiones de fosa posterior y fístula de líquido.

Especialidades

¿Quieres recibir nuestro contenido?

Bitnix