Urgencias y emergencias

Tres temas que todo profesional de urgencias y emergencias debe saber

Redacción Secad

Redacción Secad

Usuario sin descripción.

1 year atrás

El papel de los médicos de urgencias y emergencias es actuar en situaciones graves, complejas, en las que el paciente está en riesgo de muerte. Sin embargo, la formalización de esta especialidad aún está en proceso y atrasada en relación con otros países, como Estados Unidos.

La cuestión es que los hospitales se preocupan más por las conductas y la reducción de la morbilidad y la mortalidad en sus unidades, y esta es una especialización cada vez más valorizada para una mejor formación y entrenamiento.

Hemos seleccionado tres temas para los profesionales de urgencias y emergencias:

1. Traumatismo raquimedular

El traumatismo raquimedular es una lesión que predomina en los adultos jóvenes del sexo masculino y, dadas las características de su etiología, su prevención puede ser muy efectiva a través de campañas informativas entre la población y la adopción de medidas de seguridad individuales o colectivas.

Para Helton L.A. Delfino, docente de la disciplina de Ortopedia y Traumatología de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo en Brasil, es necesario que los profesionales en el área de urgencias y emergencias posean el conocimiento de la fisiopatología del traumatismo raquimedular, porque su diagnóstico y tratamiento adecuados en la fase aguda ayudan en la reducción de la morbilidad y la mejora de los resultados.

-Conocer la fisiopatología ayuda en el tratamiento, por no hablar de que un diagnóstico diferencial evita errores en el tratamiento, y es necesario reconocer la importancia de la rehabilitación precoz, que ayuda a reducir las complicaciones del traumatismo –explica el especialista.

El abordaje terapéutico del TRM debe ser multidisciplinario, desde el momento del rescate y remoción de los pacientes hasta su fase final de rehabilitación. No existe, hasta el momento, ningún tratamiento efectivo capaz de restaurar las funciones de la médula espinal lesionada. El objetivo del tratamiento es la rehabilitación de los pacientes, de modo que todos los esfuerzos deben de enfocarse en la prevención de ese tipo de lesión irreversible.

2. Fiebres hemorrágicas

El inicio de la fiebre hemorrágica es repentino, y los pacientes sienten mucho dolor. La tendencia y los síntomas evolucionan con rapidez, afectando órganos como el hígado, pulmones, riñones y bazo, que pueden llegar a la falla general, causando el fallecimiento de los pacientes.

La nueva clasificación de los casos de dengue debe ser del conocimiento de todos los profesionales del área de urgencias. Cuadros como este son cada vez más comunes y entran, incluso, en la lista de los medios en Brasil por ser un trastorno provocado por diversas enfermedades virales como el dengue, el ébola y la fiebre amarilla.

-Las enfermedades que causan fiebre hemorrágica son endémicas en nuestro país, y están detrás de gran parte de las hospitalizaciones, principalmente en las épocas de lluvia. La identificación y el manejo de las formas graves son fundamentales – explica la infectóloga brasileña Carolina Toniolo Zenatti.

Para la especialista, es en extremo importante que los profesionales del área de urgencias permanezcan atentos, no solo a la nueva clasificación de los casos de dengue, sino también en relación con otras enfermedades relacionadas con la fiebre hemorrágica.

Lea también:
Urgencias y emergencias: 3 aspectos sobre la fiebre hemorrágica

3. Analgesia y sedación para pequeños procedimientos de la medicina de urgencias

Según la International Association for the Study of Pain (Asociación internacional para el estudio del dolor (IASP), el dolor se define como “una experiencia sensorial y emocional desagradable, asociada con una lesión real o potencial de los tejidos, o descrita en términos de dicha lesión”. De acuerdo con los especialistas brasileños Patricia Leal y Hélio Guimarães, el dolor puede clasificarse en agudo y crónico.

En un artículo publicado en el Programa de Actualización en Medicina de Urgencias y Emergencias del Secad, los autores explican que el dolor agudo se asocia con la vigencia de una lesión, mientras que el dolor crónico es aquel que ya no tiene justificación (en general, porque ya se resolvió la lesión), y con duración mayor a tres meses.

La experiencia del dolor ocurre en 78% de los casos de emergencia. A pesar de su significativa frecuencia, los estudios demuestran que 70% de los pacientes con dolor agudo en la Unidad de Urgencias no reciben ningún tipo de medicación. Entre los diversos motivos para la ausencia de tratamiento correcto para el dolor está el desconocimiento. Se considera que subestimar este asunto es uno de los mayores obstáculos.

Siga leyendo:
Descargue un artículo científico del Programa de Actualización en Medicina de Interna del CMIM.

Especialidades

¿Quieres recibir nuestro contenido?

Bitnix